Viviendo con un perro se conoce la gente

A medida que aproximaba al cuarto año de viudez, la soledad de una vivienda unipersonal empezó a deprimirme. Adquirir un compañero cuadrúpedo en lugar de un bípedo, me resultó atractivo.

Síntesis del ensayo de Jane E. Brody *

 

viviendo-con-un-perro-se-conoce-la-genteFue por eso que adopté un cachorro de cinco meses un bichón habanero lo suficientemente pequeño para poder tenerlo incluso en mi novena década.

Algunos amigos que no tienen perro pensaron que me había vuelto loca. Con todo mi trabajo, mis viajes y eventos culturales, ¿cómo me las iba arreglar para cuidar un perro? Me las arregló bien con Max II, un diablito, y lo adoro. Sí, es mucho trabajo, por lo menos a esta edad. Pero al igual que un chico, Max me hace reír muchas veces por día.

Por lo que parece, eso no es raro. En un estudio realizado entre noventa y cinco personas que lleva “diarios de risa” quienes tenían perro se reían con más frecuencia que los dueños de gatos y de las personas que no tenían ni unos ni otros.

Pero tal vez el beneficio más interesante (y no premeditado) haya sido la cantidad de gente que conozco por la calle que se para admirarlo y hablarme. Max sin duda ha enriquecido mi vida social.

Los estudios de las ramificaciones cardíacas sugieran a las mascotas, y en particular a los perros, pueden contribuir a la salud cardiovascular, la resistencia, al estrés, a las relaciones sociales y a una mayor longevidad.

Otros estudios indican que es más probable que la gente mayor que pasea perros haga ejercicio de forma periódica y se encuentre en buen estado físico que las que caminan con compañeros humanos.

Las personas mayores que tienen perro hablan de una “mucho menor disconformidad como consecuencia de estados emocionales, físicos y sociales”, según un estudio de 1993 de investigadores veterinarios de la Universidad de California, Davis.

La doctora Friedmann destacó que “las mascotas no son una panacea” que puedan tomarse como un medicamento cuando no nos sentimos bien.

“Vivir con compañía animal supone responsabilidades, rutinas estructuradas de alimentación, ejercicio y cuidado”, dijo “Los beneficios derivados del animal están vinculados a esas responsabilidades”

* Esta síntese foi publicada no jornal Clarín (Argentina), no dia 19 de abril de 2014, p. 11.

Referências

BRODY, Jane E. Life With a Dog: You Meet People. Disponível Aqui. Acesso em 07/04/2014.

Portal do Envelhecimento

Portal do Envelhecimento

Redação Portal do Envelhecimento

portal-do-envelhecimento escreveu 2613 postsVeja todos os posts de portal-do-envelhecimento