Turismo para los Adultos Mayores

Muchas personas jubiladas y pensionadas cuentan con recursos y tiempo disponibles para viajar, solos o acompañados de familiares. Es por ello que se requiere de un “servicio especializado” no solo en el tipo de transporte, alimentación y hotel, es muy importante que este coordinado por profesionales en temas de envejecimiento y vejez, recreación, salud entre otros perfiles, es la manera de garantizar el éxito de una excursión.

 

Viajando con personas mayores

¿Quién dijo que en la madurez los viajes deben ser aburridos… que no se puede disfrutar de una larga caminata o probar un poco de turismo aventura? ¡Que la edad no sea un impedimento para ir de viaje! Aquí te damos algunos consejos para unas vacaciones divertidas y a la medida de nuestros mayores. Muchas personas creen que hay un momento en la vida donde se deben dejar de hacer ciertas cosas, y entre ellas viajar… Piensan que ya es tiempo de abandonar las aventuras y quedarse en su casa viendo televisión. Pero en realidad, e l único impedimento son las ganas. También es cierto que no todos estamos en el mismo estado físico y de salud Hay actividades que algunas personas directamente no pueden realizar, pero con un “servicio especializado” cualquiera podrá disfrutar de unas vacaciones bastante movidas y eso es algo que en una persona mayor puede ser muy motivante y renovador. Muchos no están al tanto de cuáles son sus verdaderos límites…

Como decía mi abuelo: “más vale prevenir que curar”. Haciendo honor a sus palabras, es mejor tomar algunas precauciones que tener un viaje accidentado.

Para tener en cuenta

Para proteger la salud de los mayores durante un viaje y que lo disfruten al máximo:
– Portar tarjetas del servicio de salud.
– Llevar las medicinas que esté tomando la persona, junto con un par de dosis extra por precaución.
– Tener todas las vacunas necesarias que requiera el destino.
– Beber como mínimo un litro de agua mineral por día para prevenir la deshidratación.
– Buscar actividades donde la actividad física requiera de un mínimo esfuerzo.
– Llevar complejos vitamínicos para fortalecer las articulaciones en la actividad física.
– Controlar regularmente la presión.
– Es buena idea asegurarse de incluir entre sus efectos personales datos sobre su grupo sanguíneo, alergia y todo lo necesario en caso de una emergencia.
– No realizar excursiones a sitios que estén alejados de una asistencia médica.
– Si la persona posee restricciones en su alimentación, las vacaciones noson una excusa para dejar de lado la dieta, al contrario: es muy conveniente no variar la dieta diaria.
– Llevar buen calzado y ropa apropiados puede evitar accidentes y asegurarnos un viaje feliz.

Muchas veces es más gratificante para el Adulto Mayor salir de turismo con otras personas de cercanía generacional que con algunos miembros de la misma familia, a no ser que se tenga la paciencia, la dedicación, el tiempo y el conocimiento de cómo manejar ciertas situaciones que requieren de mucha especialidad en el área gerontológica, si para la familia se dificulta lo mejor es tener un “servicio especializado” y responsable que pueda brindar éxito y calidad en la excursión gracias a la experiencia y a su vez ofrecer tranquilidad a la familia del Adulto Mayor.

Tipos de excursiones y actividades que se pueden hacer
Dentro de un viaje se pueden incluir varios tipos de excursiones y actividades, siempre dependiendo de los gustos de los que viajan. Personalmente recomiendo alternarlas actividades para tener una rutina variada.

Actividades culturales

La idea es aprender, ver y conocer cosas nuevas ligadas a la cultura. Se puede visitar un museo, asistir a un concierto o ver una obra de teatro. En este tipo de actividades hay que planificar el tiempo del recorrido y el tiempo de descanso. Generalmente, las personas mayores necesitan más tiempo de descanso que una persona de edad media o más joven. Si hacemos un itinerario muy agitado, es probable que el viajero se sienta abrumado y no pueda seguir el ritmo que estamos proponiendo.

El consejo: bajar distancias e intentar recorrer poco, pero recorrerlo bien. Tours y recorridos
Ya sea en una van o en un bus, los tours suelen ser una de las actividades preferidas de este tipo de viajeros que quieren ver todo sin tener que caminarlo todo. Desde un bus podrán conocer un paisaje sin tener que caminar grandes distancias. Una vez en un sitio estable se pueden proponer una serie de actividades para recorrer las zonas cercanas. Un buen tour es posible gracias a un buen guía, así que debemos tener en mente conseguir una persona capacitada que nos anime la tarde y nos cuente qué es lo que estamos viendo…

Ejercicio

Para los viajeros que gocen de buen estado físico, un poco de ejercicio nunca viene mal. Dentro de un viaje se pueden reservar algunos días para practicar deportes, quizás cosas más tranquilas como la pesca, remo, paseos en bicicleta, natación o simplemente caminar. Así como hay que tener precaución para evitar que una persona se accidente, también hay que evitar subestimar a la gente mayor y sus posibilidades realizar actividades físicas. Hay personas mayores muy entrenadas o en perfecto estado de salud que se animan a mucho, pudiendo ser la compañía perfecta para ir a un paseo de mayor nivel e intensidad.

Relax

En todas vacaciones siempre hay un momento para descansar completamente. Si se buscan actividades de relax, una buena idea es visitar un centro termal o un spa, donde podremos además contratar unos masajes rejuvenecedores para seguir el viaje con más energía. Una tarde completa de sol (debidamente protegidos)en la piscina o en el mar también tiene una alta carga relajante… Relax es estar descansado, tumbado, sin hacer esfuerzos de ningún tipo.

Tips para las caminatas

Caminar es una actividad excelente para el cuerpo y el alma: mientras hacemos ejercicio y fortalecemos nuestro cuerpo, conocemos el paisaje y aprendemos sobre este nuevo destino. Cuando viajamos con personas mayores no nos tenemos que privar de las largas caminatas, ellos también pueden. Sólo debemos tomar algunas precauciones y saber hasta dónde llegar, cuáles son sus límites:

– Antes de partir, debemos

Asegurarnos que todos los que van puedan emprenderla caminata. Que su estado físico es suficiente.
– Evita terrenos desparejos, con grandes subidas o bajadas. Intenta encontrar senderos simples y nivelados.
– Planea recorridos cortos y pon una meta en cada uno, un destino final. De esta manera las personas sentirán que han “logrado algo” y tendrán más ánimos para continuar.

– Averigua cuánto tiempo llevará completar la caminata y prevé algunos recreos de descanso.
– Lleva agua suficiente para todo el trayecto. Cada uno puede llevar su propia cantimplora.
Jamás se debe llegar al límite de las posibilidades físicas de una persona. Sin importar cuánto atrase al grupo, todos deben ir al ritmo del más lento.
– Mantén un ritmo constante y una respiración pausada.
– Se puede utilizar un bastón como apoyo. Además de usar ropa y calzado cómodo, no te debes olvidar el protector solar. Unas gafas de sol pueden ayudar a hacer el trayecto más ameno.
– Estar al tanto de cómo se siente cada integrante del grupo y darles la confianza de detenerse en el caso de que no quieran seguir más…

Fuente: Acesse Aqui

Portal do Envelhecimento

Portal do Envelhecimento

Redação Portal do Envelhecimento

portal-do-envelhecimento escreveu 2442 postsVeja todos os posts de portal-do-envelhecimento