¿Qué podemos transmitir a nuestros nietos?

Cuando termina nuestra labor de padres, pronto surge una nueva vida. Podemos estar ahí, con nuestro apoyo y experiencia, disfrutando de una segunda oportunidad para volver a empezar; esta vez, con una ilusión diferente y con una expectativa futura llena de ilusión y esperanza.

Victoria Artiach Elvira * Psicóloga clínica

 

Los abuelos tienen mucho que enseñar y los nietos mucho que aprender: tradiciones, cultura, oficios…

Juan tiene 72 años y es tapicero de oficio. Desde hace unos años se ha encargado de enseñar a su nieto Jorge los trucos de este trabajo. Este adolescente estaba harto del colegio, había suspendido todo y sus padres decidieron enviarlo al pueblo para que pudiera estudiar mejor, separado de todos sus amigos.

El abuelo Juan le fue involucrando poco a poco en el trabajo. Pasaron todo el verano tapizando unas sillas que tenía para un encargo y al año siguiente Jorge era ya todo un experto. No sabemos si se dedicará a este oficio, pero seguro que podría ganarse la vida muy bien haciéndolo.

Modelos de paciencia y comprensión

Sobre todo con los adolescentes, los abuelos pueden ayudar mucho. Magdalena tiene solo un nieto de 14 años. Como fue el primero y único, tiene por él una simpatía enorme. También hace de parapeto entre su nieto y la madre de este, que se enfada porque le exige que estudie y él parece no estar interesado en ello. Cuando el chaval está enfurruñado en su habitación, Magdalena se le acerca, le pregunta y escucha todas las quejas que tiene.

Una vez desahogado, Magdalena le cuenta cosas de la infancia de su madre, le confiesa que ella también la regañaba porque no quería estudiar y poco a poco se lo lleva a su terreno. Después le invita a que intente comprender la postura de su madre.

Gracias a nuestra propia evolución, los nietos se benefician de nuestra paciencia, porque ahora es diferente. Nos hemos hecho más permisivos y con el paso del tiempo hemos dulcificado nuestras normas y puntos de vista.

Pedro Valverde (Málaga) se dedica a construir maquetas de barcos porque es su afición preferida. «Me gusta mucho mostrar a mi nieto cómo hago mis maquetas y le ofrezco un modelo de paciencia y tesón que creo imprescindible para hacer algo en la vida. Mi nieto tiene ahora 7 años y, cuando se enfada porque alguna cosa le sale mal y la tiene que repetir, no puede evitar enrabietarse. Yo le recuerdo cómo hago yo con las pequeñas piezas que se me caen al suelo o con las cosas que se me rompen, eso le tranquiliza y le ayuda a volver a empezar con un poco de alegría y buen humor.

A pesar de los años, de avatares, de luchas con la salud y el dinero, de repente, se instala en nuestras vidas un pequeño que abre sus ojos a este mundo por primera vez. Vuelve a surgir de nuevo, en nuestro corazón, una ternura ya conocida, casi olvidada. Nos deshacemos ante un ser tierno e indefenso pero, al mismo tiempo, enérgico y fuerte que lucha por vivir, llenando nuestras vidas de ilusión: nuestro primer nieto. La vida sigue y se nos brinda esta oportunidad.

¡Disfrutémosla!

Leia a matéria na íntegra clicando no link a seguir:  Aqui

* Victoria Artiach Elvira é psicóloga clínica.

Portal do Envelhecimento

Portal do Envelhecimento

Redação Portal do Envelhecimento

portal-do-envelhecimento escreveu 2103 postsVeja todos os posts de portal-do-envelhecimento