México: fantasmas de seis décadas

Hace ocho meses Manuela Salvatierra preparó su bolsa, tomó un autobús y se dirigió a una oficina en la calle de Aldama atraída por un anuncio que decía “Se solicita empleada. Experiencia no necesaria”. Llegó con la firme convicción de quedarse con el empleo que consistía en contestar teléfonos. “Al llegar se me quedaron viendo de pies a cabeza”. Sin revisar sus papeles o intercambiar palabra alguna, le dijeron que no cubría los requisitos. “Yo no tenía ni los años ni el cuerpo”, recuerda entre risas. Ella tiene 69 años.

Citlall López / Foto: Alejandro Aquino

 

mexico-fantasmas-de-seis-decadas“Pareciera que las personas de la tercera edad estorbáramos en la vida porque no hay quien nos mire o nos dé un trabajo”, señala Doña Manuela, quien junto con Hipólito, es coordinadora del Comité de Adultos Mayores del Barrio El Coquito en San Juan Chapultepec. Sin imaginarlo, doña Manuela se convirtió en gestora a favor de las más de 70 personas adultas mayores que integran el comité, trabajo que desempeña con gran efectividad sin remuneración alguna.

Es sábado. Los integrantes del comité están reunidos en la casa de Don Hipólito. Durante la sesión tratarán el tema de los apoyos para las integrantes con mayor edad. En el patio están reunidos más de 30 adultos mayores, quienes conviven e intercambian sus preocupaciones que giran en torno a la falta de empleo remunerado para ellos.

Y es que durante el segundo trimestre de 2012, el 99.5 por ciento de la población económicamente activa de 60 años y más se encontraba ocupada, lo que significa que 0.5 por ciento estaba en busca de empleo. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), señala que uno de cada diez adultos mayores disponible para trabajar dejó de buscar trabajo porque piensa que no tiene oportunidad para ello.

Trabajo fantasma

La juventud y madurez de Inés se fueron entre sazón y guisos durante más de quince años en una casa en la Ciudad de México. Aún con el trabajo de sol a sol, Inés nunca logró cotizar en un fondo de pensiones para enfrentar su vejez. Una vez que sus patrones fallecieron ella regresó a Oaxaca, pero con casi 50 años encima ya no logró encontrar un empleo.

“Ahora yo quisiera trabajar pero nadie me da trabajo, dicen que ya no servimos”, señala la mujer cuya cabeza quedó totalmente cubierta de nubes blancas. Doña Inés vive sola. Ella sobrevive con la comida que sus hijas le proporcionan pero para el gasto de Inés, la alimentación sola resulta insuficiente.

A sus casi 90 años de edad Inés Vicente salió en busca de empleo. Apoyada en su bastón recorrió algunas calles para llegar a casa de su amiga Manuela Salvatierra. A ella le planteó su necesidad. “Yo quiero trabajar”, le dijo, y así lo hicieron, también es parte del equipo de gestoría de ayuda social. El sueldo para los integrantes del comité son las despensas que reciben de los programas sociales.

Leonarda Mendoza, es otra integrante del Comité de Adultos Mayores del Barrio El Coquito. Junto con Inés es una de las más grandes del grupo. Tiene 80 años y es parte de la fuerza laboral activa.

Por cuenta propia vende semillas en la explanada de San Juan Chapultepec en jornadas que inician a las 18:00 horas y terminan a las 21:00 horas. Su sueldo promedio al día es de 20 pesos, aunque “a veces no vendo nada”.

La venta de sus semillas le permite vivir al día. Cuando el día está flojo, come una tortilla con sal y una taza de café. “Si no trabajo no como, pues no da hambre también”, dice con sentido del humor.

Durante toda su vida Leonarda, originaria de San Jacinto Chilalteca, formó parte de una fuerza laboral prácticamente fantasma, incapaz de brindarle vacaciones, aguinaldo, seguro social y pensión.

Todos los empleos que tuvo fueron por cuenta propia en la elaboración de tortillas o como empleada doméstica. Nunca conoció un contrato.

Doña Jovita, vende dulces en la Central de Abasto. Su ingreso diario es de cincuenta pesos. Treinta reinvierte y veinte son para solventar sus gastos de alimentación. A diferencia de otros grupos de edad, la población ocupada de 60 años y más se caracteriza por trabajar de manera independiente, sólo uno de cada cinco trabaja de manera subordinada y remunerada.

Entre los que trabajan de manera independiente, el 7.6 por ciento llegan a una edad avanzada y tienen los recursos para ser empleadores por lo que la gran mayoría, el 92.4 por ciento trabajan por cuenta propia.

Retrato del abandono

La regidora de Grupos Vulnerables de Oaxaca de Juárez, Miriam de los Ángeles Vázquez destaca que en general la situación en la que viven los adultos mayores en la capital del estado es un retrato de abandono y pobreza. Las condiciones se agudizan más en las mujeres ya que una gran parte de ellas no recibe una pensión.

Ejemplo es lo que ocurre en el Comité de Adultos Mayores El Coquito en donde el dos por ciento recibe una pensión y son hombres. “Vemos que las mujeres no lograron nunca colocarse en un empleo formal porque se veían impedidas debido al cuidado de los hijos”. Para poder sobrevivir las mujeres adultas mayores se dedican a la venta de dulces, elaboración de tortilla, lavar ropa y realizar trabajos domésticos en casas de vecinas.

Apoyada en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indicó que de los adultos mayores que trabajan, el 39.3 por ciento no reciben remuneración porque se desempeña en un negocio familiar. Mientras que en el caso de los adultos mayores que están de manera subordinada y remunerada, el 63.6 por ciento no reciben prestaciones; sólo 26.9 por ciento tiene acceso a los servicios de salud otorgados por su trabajo y 34.7 por ciento cuenta con contrato de trabajo: 8.2% de los adultos mayores se encuentran pensionados, 2 veces multiplican los varones a las mujeres en cifra de pensionados, 52.9% de las pensiones provienen del IMSS, 1 décima parte (16.3%) las otorga el ISSSTE, 3.6% otras instituciones.

Pensiones hombres

2 terceras partes de los pensionados (66.0%) son por jubilación

1 quinta parte (21.0%) es por retiro o vejez

11.0% es pensionado por accidente o enfermedad de trabajo.

Pensiones mujeres

26.0% está pensionada por viudez

40.0% por jubilación

13.0% por retiro o vejez.

Vejez, salud y futuro

El 14 de diciembre de 1990, la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 45/106, designa el 1° de octubre Día Internacional de las Personas de Edad.

El tema de la conmemoración de este año es «La longevidad: forjando el futuro». El envejecimiento y la salud fue también el tema de este año del Día Mundial de la Salud el 7 de abril. Estos temas se centran en cómo los comportamientos saludables durante toda la vida puede ayudar a hombres y mujeres mayores a llevar vidas plenas y productivas y ser un recurso para sus familias y comunidades.

“Pareciera que las personas de la tercera edad estorbáramos en la vida porque no hay quien nos mire o nos dé un trabajo”: Coordinadora del Comité de Adultos Mayores del Barrio El Coquito en San Juan Chapultepec.

Fuente: Acesse Aqui

Portal do Envelhecimento

Portal do Envelhecimento

Redação Portal do Envelhecimento

portal-do-envelhecimento escreveu 2626 postsVeja todos os posts de portal-do-envelhecimento