Adultos mayores y las ventajas de acercarse a las nuevas tecnologías

Tempo de Leitura: 3 minutos

ARGENTINA – Gilberto Nava tiene 69 años y es jubilado. Antes, cada vez que necesitaba consultar si le habían depositado el sueldo, se veía obligado a ir a una sucursal bancaria y soportar la espera. Pero hoy lo hace en casa con su computadora personal. “Todavía de pagar los servicios por la web no me ocupo, pero sí de saber qué cantidad de dinero tengo depositado” comentó.


También chatea habitualmente con una de sus hijas, que reside en España. “Nos vemos a través de la notebook con la cámara. Así tenemos la conexión diaria” contó. Y cuando ella le propuso regalarle un cuchillo fabricado en Europa, él mismo rastreó en la web, con un conocido buscador, su pieza de preferencia. “Entré, fuimos mirando el catálogo y elegí lo que quería” explicó.

En síntesis, por aprender informática Gilberto accedió a algunas ventajas asociadas a las nuevas tecnologías. Que los adultos mayores a veces se pierden por temor o desconocimiento, cuando son una opción para mejorar sus vidas. No sólo para agilizar trámites engorrosos, sino también para sentirse integrados y mantener viva su capacidad de aprendizaje.

Simplificar la vida

En el caso de Gilberto, el adiestramiento lo obtuvo en el taller de computación del proyecto de la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional del Litoral titulado “Centro de encuentros de adultos mayores: hacia una inclusión activa y participativa”.

“En el curso tratamos de dar una base general. Partimos desde que es la computadora -hay gente que ni siquiera la sabe prender-, para que sirve y los diferentes usos. Y a partir de ahí, los interiorizamos en herramientas que hoy son muy utilizadas como Internet, correo electrónico y chat”. Una base para que después cada uno profundice lo que le interesa, explicó el profesor Paulo Garciarena.

Sobre las ventajas de estos conocimientos para una franja etaria a veces postergada, destacó que “hay gente que se está perdiendo la posibilidad de conectarse y usar diferentes servicios por estar enajenados en informática”. “Si uno no se familiariza con esta tecnología va quedando en un segundo plano, muchas de las tareas que se pueden simplificar se hacen mucho más complejas” añadió. Basado en la certeza de que “hay muchos servicios que se brindan por la web que son muy importantes, agilizan las tareas, evitan las demoras y el viaje hasta el lugar”.

María del Carmen Rossler, directora del proyecto coincidió en que “la computación les permite comunicarse con los demás. Brindarse y brindar. Y demostrar su capacidad de aprendizaje”. “Una de las cosas que busca el proyecto es dejar capacidad instalada. Damos el impulso para que el sujeto se apropie de la herramienta y la utilice por sí mismo” explicó.

Espacio de integración

En el proyecto “Centro de encuentros de adultos mayores” intervienen distintas unidades académicas. “La idea es generar talleres y los dos que tienen muchos pedidos de las Federaciones de Entidades de Jubilados son el taller de Estimulación Cognoscitiva y de Computación” explicó Rossler.

La premisa que rige esta iniciativa es generar espacios de encuentro para que el adulto mayor pueda conservar sus potencialidades, promocionar su salud en el sentido integral y fortalecer su identidad en una sociedad de acelerados cambios.

Perder el temor

“Tal vez lo más importante que tenga inicialmente esto es que se le pierde el temor a lo tecnológico”, destacó Rossler al referirse a la utilidad de aprender informática en la tercera edad. “A partir de allí, la capacidad de aprendizaje no se pierde nunca”. “Perderte la posibilidad de entrar a Internet y actualizarte por no tener los conocimientos básicos o por el miedo de no poder usar la computadora o por entrar a un ciber y que nadie te ayude, hace que la persona se auto discrimine”, señaló, en este sentido, el profesor Garciarena.

Entusiasmo

Gilberto Nava evocó una anécdota que se dio en el marco del curso de computación. “Estaba Paulo viendo otras cosas y como ya tenía un conocimiento de entrar en Internet, veo que está mi hija conectada y nos pusimos a chatear. Lo había hecho en mi casa con la supervisión de mi otra hija, pero ahí lo hice solo”, contó. Y recordó que el resto de sus compañeros empezaron todos a saludarla: “¡Hola Florencia! ¡Hola Florencia!”. “Todos querían hablar con ella”. Esto refleja en buena medida el entusiasmo que muchas veces evidencian los adultos mayores cuando aprenden cosas nuevas.


Fonte: El Litoral, 1 de junio de 2010. Acesse Aquí

Portal do Envelhecimento

Redação Portal do Envelhecimento

portal-do-envelhecimento escreveu 3825 postsVeja todos os posts de portal-do-envelhecimento